Los 4 pecados capitales de la agricultura

La agricultura es el sustento económico de 1 de cada 4 peruanos. Sin duda, el sector tiene mucho potencial en nuestro país, y si se trabaja correctamente contribuirá a su crecimiento.
La agricultura peruana ha sido reconocida a nivel mundial, esto nos ha llevado a colocarnos entre los principales proveedores a nivel internacional; por lo tanto, los estándares de calidad cada vez son más altos y el sector agrícola requiere de mucha preparación y dedicación en el trabajo para alcanzar mejores resultados. Sin embargo, muchas veces en el camino se cometen errores y entre los más comunes resaltan:

1. Selección de la variedad incorrecta

Con mucha frecuencia los agricultores seleccionan variedades de cultivo que no son apropiadas para su agricultura. No toman en cuenta la climatología, geografía, producción, si ese cultivo es adecuado o no para cultivarlo en un campo abierto. Esto ocasiona que no se logren alcanzar los objetivos y se generen pérdidas en lugar de rentabilidad.

2. Mal manejo de plagas, enfermedades y costos no adecuados

En un proceso normal se escogen algunos productos para el control de insectos y hongos. Sin embargo, por lo general se descuida el proceso de realizar las aplicaciones preventivas, solo cuando se genera un problema que representa un peligro para el cultivo, los agricultores optan por aplicar productos no apropiados con equipos no adecuados ocasionando grandes pérdidas económicas y dañando su cosecha.

3. No se realiza el seguimiento adecuado a sus campos de cultivo

Los productores muchas veces se dejan guiar por el instinto y a pesar de que muchas veces les ha funcionado, esto puede ser un arma de doble filo, ya que dejarse llevar por la intuición no siempre nos lleva a los mejores resultados. Por ello, actualmente se está tratando de introducir la AgroInteligencia que trabaja en conjunto con la información que el productor brinda. Esta se complementa con datos e información exacta garantizando óptimos resultados. No obstante, la gran mayoría de los productores no cuentan con información precisa del estado en que se encuentran sus cultivos y por ende no pueden realizar su cronograma de cosecha de manera eficiente. A través de mapas de información e imágenes satelitales podrás saber qué hectárea está lista para cosechar y cuándo se debe hacer.

4. Creer que la tecnología hará todo el trabajo

En estos tiempos en que se está introduciendo la tecnología al sector agrícola muchos productores tienden a creer que esta hará todo el trabajo. No tienen en cuenta que si bien es cierto que la tecnología llega para optimizar muchos puntos, no se debe olvidar que se debe trabajar en conjunto. La plataforma que integra todas las capas de información para monitorear los campos de cultivo tiene un motor de inteligencia artificial; es decir, que aprende constantemente, esto gracias a los aportes que el productor puede dar y a los datos que se recoge en campo. La relación entre el agricultor y la tecnología permitirá tomar mejores decisiones, optimizar su producción, evitar el mal manejo de plagas, reaccionar adecuadamente a los cambios climatológicos, etc.

 

Las soluciones están en manos del agricultor. Ahora existen diferentes herramientas para poder llevar un control adecuado de sus campos de cultivo, como las imágenes satelitales, la medición de variables agroclimáticas, el control de plagas, entre otros. Sin embargo, es esencial capacitarse constantemente, cambiar de mentalidad y empezar a apostar por la AgroInteligencia. De esta forma podemos ir construyendo una agricultura sustentable, ambiental y sobretodo productiva.

Lucía Chiyong Ruesta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *